Las Antiguas Figuras Secundarias del Paso de Nuestro Padre Jesús con la Cruz al Hombro

Por Juan antonio silva fernández. doctor en historia del arte

 

En la actualidad, el paso de misterio de Nuestro Padre Jesús con la Cruz al Hombro está compuesto únicamente por cuatro imágenes secundarias, pero anteriormente llegaron a procesionar en él hasta doce figuras -las tres santas mujeres, una mujer hebrea arrodillada, tres sayones, el cirineo, dos ladrones y dos soldados romanos- lo que le valió el sobrenombre popular de «el motín».

Litografía de M. Grima, 1885, donde pueden contemplarse las doce figuras que componían el misterio.

Todo parece indicar que, desde su ejecución, la imagen del Señor pudo procesionar como parte de un misterio constituido al menos por la referida imagen y la de la Santa Mujer Verónica. Años más tarde, en 1730, le fueron encargados al escultor Jerónimo Roldán Serrallonga, la ejecución de tres judíos destinados al paso de la calle de la Amargura, policromados en 1732 por Juan Ruiz Soriano “profesor del arte de la pintura»

No sería hasta la Semana Santa de 1807 cuando procesionarían por  primera vez las Santas Mujeres María de Cleofás y María Salomé, efigiadas por el genovés Juan Bautista Patrone y Quartín a principios del ochocientos.

En 1843 se constata el hundimiento de la Sala de Cabildos que se encontraba situada sobre el almacén de los pasos, en el antiguo Convento del Valle[4], lo que trae consigo la desaparición del paso adquirido a la Hermandad de Montserrat en 1806.

En 1843 se constata el hundimiento de la Sala de Cabildos que se encontraba situada sobre el almacén de los pasos, en el antiguo Convento del Valle[4], lo que trae consigo la desaparición del paso[5] adquirido a la Hermandad de Montserrat en 1806[6]. Por este motivo, la Hermandad había realizado su última salida procesional en 1833, culto que no podría recuperarse hasta 1879. Sin embargo, desde 1875, se venían materializando los intentos de retomar la salida procesional. 

De este modo, el 24 de noviembre de 1877 se encomienda a Emilio Pizarro de la Cruz, la restauración de las esculturas de ambos misterios para la «…reparación de todas sus piezas que les falten, encarnados de sus rostros y. las partes descubiertas del cuerpo, pintados sus ropajes de nuevo, por la cantidad alzada de cuatro mil reales vellón…»En este momento se le entrega el centurión y el porta estandarte, pero queda acordado que cuando convenga a ambas partes, «…se proseguirá la restauración de las otras esculturas que restan del paso del Señor con la Cruz al Hombro, consistentes en dos ladrones con dos soldados romanos que los conducen, el Cirineo y un soldado trompeta…» por importe de otros dos mil reales de vellón.

Fotografías tomadas en el interior de la Iglesia Conventual del Santo Ángel entre 1898 y 1908. Puede apreciarse el misterio, aunque ya han sido suprimidas las figuras de dos sayones y una mujer hebrea.

En 1897 se prescinde de tres figuras -dos sayones y una mujer hebrea dispuesta en posición frontera a las Santas Mujeres, en el costero izquierdo-, pero no será hasta 1909 cuando la Junta de Gobierno cree una comisión encabezada por el presbítero Juan Francisco Muñoz y Pabón, con objeto de llevar a cabo la reforma del nutrido misterio que acompañaba a la imagen del Señor. Para esta empresa contara con la ayuda de su amigo, el escultor Joaquín Bilbao. 

Esta acertada reforma supuso la supresión de la mayor parte de las figuras, así como la modificación de la actitud del Señor, a quien también se le eliminó el mechón hebraico que caía por la derecha de su sien.

el sayón anunciador

Esta figura tan característica, aparece por primera vez en el ámbito sevillano, en la escena de Cristo camino del Calvario que contiene el retablo mayor de la Catedral de Sevilla, probable obra Jorge Fernández, autor que concluye la imaginería del conjunto en 1526. 

A partir de ahí, aparece con r.asiduidad en este tipo de escenas. Tampoco hemos podido documentar en que fecha se incorpora esta efigie al conjunto del misterio, pero lo que si hemos podido saber es que en 1800 se encargan una serie de trabajos al escultor Juan Bautista Patrone, entre los que se encuentra la «…echura de una trompeta y composición del judío que la toca…»

Esta figura procesionará hasta el año 1909, poco después será enajenada. Tenemos constancia documental que el 24 de abril de 1912, Manuel Sarmiento y Juan Morales Oliver, tesorero y mayordomo de la Hermandad de la Merced -vulgo de los Judíos- de Huelva, pudieron ver esta y otras figuras en los Almacenes Piazza, donde la hermandad las había depositado para su venta.

Finalmente, la hermandad onubense decidió adquirir esta figura el día 14 de septiembre, junto a otras dos, todas por importe de 325 pesetas, más otras 150 pesetas en concepto de retocado de las mismas, tarea que fue encomendada al escultor Emilio Pizarro de la Cruz. Entre los retoques que debía realizarse a las imágenes se especifica que habría de mandarse a «casa de Ortega el lampistero, una corneta que lleva uno de los judíos para que la repare y la ponga niquelada.» El pago de las 475 pesetas, se confirmó finalmente el día 21 de septiembre . 

El sayón anunciador procesionó desde 1913 hasta el paso año 2015 en que la corporación encargó un nuevo misterio, aunque todavía conserva dicha imagen. Durante estos años y además de la trompeta, ha portado diferentes atributos, como un pergamino con la sentencia, un Senatus o un bastón.

A la izquierda, la imagen formando parte del misterio. A la derecha, estado actual de la imagen del Sayón anunciador, propiedad de la Hermandad onubense de la Merced (vulgo los Judíos).
A la izquierda, uno de los ladrones formando parte del misterio. A la derecha, estado actual de la imagen de uno de los ladrones, propiedad de la Hermandad onubense de la Merced (vulgo los Judíos).

Los ladrones

No hemos podido probar que antaño, figurasen en el paso de Nuestro Padre Jesús con la cruz al hombro, las figuras de los ladrones Gestas y Dimas. En cambio, diversos testimonios documentales nos hablan de que en él figuraban unos judíos, pero su caracterización nos es por completo desconocida. Por ejemplo, entre mayo de 1730 y mayo de 1732 se destinaron diferentes partidas de reales, entre las que figura una de siete reales «…de una tabla que se trujo para los judíos en el paso…»


En cambio, si hemos podido saber que, a principios del siglo XIX, se van a encargar dos ladrones al escultor Juan Bautista Patrone y Quartín bajo donación de un hermano; “Nota. No se incluye en esta cuenta los nº 6 y 7 que igualmente acompañan el resivo de mil y seiscientos reales de Juan Bautista Patrone por la echura de los dos ladrones que se han aumentado en dicho paso, y el 2º de Don José Rosso pintor, de quatrocientos reales de vellón por la encarnación de los dichos a causa de haberlos costeado de su voluntad Don Antonio de Mena, ni tampoco se hace relación de los dos ángeles que tiene de aumento el paso y que van delante del Señor con motivo de haverlos franqueado por solicitu de este Don Juan Argüelles y Solis. Sevilla, 9 de abril de 1806.”

Actualmente, sólo tenemos constancia de que uno de estos ladrones fue vendido junto a la imagen del sayón anunciador a la referida Hermandad de los Judíos de Huelva. La imagen fue modificada entonces, para adoptar la posición de disciplinante del Señor.

 

simón de cirene

Aunque no hemos podido precisar en que momento se incorporó la imagen de Simón de Cirene al conjunto, sabemos que en 1800 se le encomienda a Patrone la restauración de varias figuras del paso junto a la del «Simoncillo» , en referencia muy probablemente a la imagen de un antiguo cirineo, perdida con toda seguridad en el hundimiento del almacén del Convento del Valle.

Por ese motivo, el 5 de febrero 1879, el mayordomo de la corporación adquiría al escultor Emilio Pizarro de la Cruz, una “…cabeza de escultura de madera de tamaño más del natural…» que «…sirve para el Cirineo que va en el paso del Señor con la Cruz al Hombro» por precio de ciento veinte reales de vellón.

De este modo, el día 11 de dicho mes y año, se invirtieron 78,62 reales en comprar la madera “…para formar el cuerpo del Cirineo que va en el paso del Señor con la Cruz al Hombro…”, en el almacén de Fuentes Cantillana y Compañía .

En 1913 la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno de Huelva adquiere la imagen a la Hermandad del Valle, donde estuvo procesionando junto al señor a partir de dicho año. Por desgracia el día 20 de julio de 1936 la Iglesia de la Concepción y el almacén que la corporación tenía en San Vicente de Paúl, fueron incendiados y, en consecuencia, la efigie del cirineo fue calcinada.

Fotografías del desaparecido cirineo. A la izquierda, formando parte del misterio de Ntro. Padre Jesús con la Cruz al Hombro. A la derecha, acompañando a la antigua imagen del Nazareno onubense.
A la izquierda y el centro, el Senatus rematado por un águila dorado formando parte del misterio. A la derecha, la insignia portada por un nazareno a partir de 1909.

los romanos

La existencia de dos romanos en el paso de misterio queda probada únicamente por documentos gráficos y su paradero nos es a día de hoy, completamente ajeno. 

Únicamente sabemos que el día 4 de marzo de 1883 se abonan cincuenta reales a Emilio Pizarro de la Cruz «Por un Águila de madera dorada para el Senatus.» El referido Senatus rematado por el águila realizada por Pizarro, tras haberse modificado sus bordados, procesionó como insignia a partir de 1909, año en que la figura fue suprimida del misterio. Posteriormente sería cedido a la Hermandad de las Penas de San Vicente en 1924.

otras figuras

Completaban el misterio las imágenes de una mujer hebrea y otros dos sayones que, tras haber sido suprimidas del conjunto en 1897, fueron vendidas a la Hermandad de la Macarena en 1898, por importe de 1000 reales .


El 14 de febrero de 1898, la Hermandad de la Macarena suscribía contrato con el escultor Emilio Pizarro de la Cruz, que contaría para esta empresa con la asesoría artística del afamado pintor Virgilio Mattoni, para que hiciera nuevos cuerpos a las figuras existentes, suavizara sus rasgos caricaturistas y modificara sus ropajes. En este concepto es cuando adquiere las imágenes a la Hermandad del Valle, una solución más económica que ejecutar nuevas figuras . Como fruto de esta intervención el renovado paso de la Sentencia, sería conocido popularmente con el sobrenombre de «la barbería».

El profesor Joaquín Álvarez Cruz , ha querido identificar las tres figuras adquiridas a la Hermandad del Valle. La mujer hebrea que figuraba a la siniestra del Señor, debió haberse convertido en la imagen de Poncio Pilatos , procesionando como tal hasta el año 1929, en que se estrena el nuevo misterio ejecutado por Castillo Lastrucci. En 1939 esta imagen junto al resto del misterio, fue cedida a la hermandad jerezana de la Yedra, donde aún permanece, dejando de procesionar en 2005. Los dos sayones fueron adaptados a sanedritas, modificando únicamente uno de ellos para que figurase sentado -aunque poco más se sabe de él-. El que se disponía en pie, fue cedido igualmente a la Hermandad de la Yedra, donde ha procesionado hasta 2005, quedando el otro sayón en paradero desconocido.

 

A la izquierda, la mujer hebrea arrodillada que formaba parte del segundo de los pasos de la Hermandad del Valle. A la derecha, el estado actual de la imagen de Poncio Pilatos que procesionó en el misterio de la Sentencia de la Hermandad de la Macarena entre 1898 y 1929. Según el profesor Joaquín Álvarez Cruz esta imagen originalmente era la mujer hebrea. Actualmente se encuentra en la Hermandad jerezana de la Yedra, donde procesionó entre 1939 y 2005.
A la izquierda, un sayón formando parte del misterio. Al centro, la figura formando parte del misterio de la Sentencia de la Macarena. A la derecha, estado actual de la imagen, propiedad de la Hermandad de la Yedra de Jerez.