Normas

Normas Estación de Penitencia

 

 

Tienen el deber y el derecho de hacer la Estación de Penitencia todos los hermanos mayores de once años o que cumplan dicha edad en ese año natural, exceptuándose de dicho deber a aquellos hermanos que por su estado de salud o por sus circunstancias estén imposibilitados para realizar la misma, debiendo estar al corriente de sus obligaciones con la Archicofradía.

 

 

 

De conformidad con la regla nº 18, nuestra Archicofradía realizará Estación de Penitencia a la Santa Iglesia Catedral la tarde-noche del Jueves Santo, acompañados de Nuestros Titulares, para adorar en ella a Nuestro Señor presente en la Eucaristía y realizar demostración pública de nuestra fe.

 
Por ello, durante la Estación de Penitencia, el frente de los pasos sólo y obligatoriamente se volverá al Santísimo Sacramento en el monumento catedralicio.

La Estación de Penitencia comienza al salir del domicilio revestido ya de nazareno y no concluye hasta la vuelta al mismo. 

Durante todo este periodo de tiempo, el hermano permanecerá siempre vestido con la túnica. Los hermanos se dirigirán al templo por el camino más corto estando prohibido hablar con nadie, reunirse en grupos, levantarse el antifaz, detenerse a contemplar cortejos de otras procesiones o cualesquiera otras acciones diferentes de desplazarse del domicilio al templo y viceversa. Para aquellos hermanos que lo necesiten, la Hermandad habilitará un lugar adecuado en las dependencias para poder vestirse y desvestirse.

 

 

Los hermanos podrán realizar la Estación de Penitencia portando cirios, cruces e insignias conforme más adelante se establece, con las únicas restricciones establecidas en el Reglamento y en nuestras Reglas, siendo el criterio de asignación el de estricta antigüedad. Deberán reunir las condiciones adecuadas para el puesto solicitado. 

Expresamente se prohíbe a aquellos hermanos que deseen salir portando cruces de penitentes que lo hagan con más de una cruz. 

 

 

 

 

A fin de ocupar puestos anteriores en el orden de la Cofradía, los hermanos podrán, respetando las necesidades de la misma, renunciar por ese año a su antigüedad.

Todos los puestos considerados como de insignias y varas en la cofradía serán asignados con anterioridad al inicio del reparto de papeletas de sitio. Ningún hermano adquirirá derecho alguno por ningún concepto a figurar en puesto determinado en la procesión.

 

 

 

Los hermanos que por alguna incidencia necesiten abandonar su puesto en la Estación de Penitencia deberán dar cuenta de ello a su celador, quien tomará nota de lo acontecido informando de ello al Diputado Mayor de Gobierno tan pronto como le sea posible. 

 

 

 

 

Los hermanos que abandonen su puesto deberán hacer entrega de lo que porten (cirio, cruz, vara o insignia) a su celador, quien dispondrá qué hacer con el mismo según las instrucciones previas del Diputado Mayor de Gobierno.