Bienvenida Hermano mayor

Fruto de un comprometido trabajo, con ilusión os doy la bienvenida a esta nueva página web que estrena nuestra Primitiva Archicofradía, esperando que sea de vuestro agrado.

La web que ahora os presentamos viene a sustituir la anterior que, obviamente, el paso del tiempo había dejado obsoleta y poco  operativa.  En este tiempo se ha venido manteniendo de forma continua la actualización de la primitiva, con los escasos márgenes que, por cuestiones técnicas, soportaba. Pero ya se advertía que adolecía de unas limitaciones que impedían nuevos recursos y nuevas prestaciones al nivel demandado en la sociedad actual.

Se ha pretendido realizar una decidida apuesta por la claridad del contenido, el dinamismo en la presentación de la información, optimizar la clasificación de los diversos apartados, para una navegación más fácil e intuitiva, así como una mejora significativa en lo visual, especialmente en la calidad de las fotografías o contenido multimedia.

Es nuestra intención, además de la incorporación puntual y sucesiva de la información actualizada, enlazando con nuestras redes sociales oficiales, ir nutriéndola con nuevos apartados y funcionalidades que faciliten el acceso a gestiones básicas, sobre todo por nuestros hermanos que, por residir a una distancia considerable de nuestra Sede, se les hace complicado su desplazamiento para realizarlas presencialmente.

En una hermandad, donde es fundamental el trato directo con los hermanos, no deberíamos proponer o fomentar nuestras relaciones online, pues siempre hay que incrementar el contacto entre nosotros, aunque sea con ocasión de que un hermano acuda a realizar alguna gestión puntual. Pero la realidad del tiempo en que vivimos, donde optimizar el uso del tiempo es primordial, se deben aprovechar las tecnologías para hacernos la vida más fácil a todos.

Obviamente una página web, aun siendo de relevante importancia, no sólo se destina a los hermanos de la Corporación, sino al público en general. Por ello la importancia de transmitir y compartir nuestros orígenes fundacionales, nuestra historia a través de casi seis siglos, nuestro patrimonio, nuestros valores y nuestros fines, teniendo especial relevancia en este ámbito la transmisión del mensaje evangelizador que, como parte integrante de la Iglesia Católica, asumimos cuando juramos nuestras Reglas.

Recibid un sincero y fraternal abrazo en Cristo de vuestro hermano.

Gonzalo Pérez de Ayala González